Conversatorio “La sociedad del cuidado como horizonte para una recuperación sostenible con igualdad de género”

admin   octubre 26, 2022   Comentarios desactivados en Conversatorio “La sociedad del cuidado como horizonte para una recuperación sostenible con igualdad de género”

Reconocer el cuidado cómo derecho humano y cómo bien público

panel_cuidados

El pasado 18 de octubre, se llevó a cabo el conversatorio “Reconocer el cuidado cómo derecho humano y cómo bien público”, organizado por el Comité de ONG sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer de América Latina y el Caribe –NGO CSW LAC- y moderado por su co-presidenta Mabel Bianco. El objeto principal de la reunión consistió en presentar el documento que el NGO CSW LAC preparó con motivo de la XV Conferencia Regional de la Mujer para promover la incidencia de sus integrantes en sus países a fin de promover una Declaración de la Conferencia que incluya los temas considerados fundamentales por el NGO CSW LAC. Se invitó a la presidenta del INMUJERES de México, la Dra. Nadine Gassman y a la Secretaría de Políticas de Igualdad y Diversidad del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de Argentina, la Dra. María Cristina Perceval a dialogar sobre las políticas de cuidado, que constituyen un aspecto fundamental para avanzar hacia la igualdad de género.

Mabel Bianco, co-presidenta del Comité de ONG sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer de América Latina y el Caribe, abrió el conversatorio agradeciendo muy especialmente la presencia de la Doctora Nadine Gassman y la Dra. María Cristina Perceval asi como a las asistentes. Bianco explicó que iba a iniciar las presentaciones la Dra. Gassman. A continuación, la Dra. Gassman planteó en su presentación que, fundamentalmente, México considera a las políticas de cuidado un derecho humano junto con ONU Mujeres y que esto es fundamental para plantear cómo los gobiernos, las agencias, la sociedad civil y el sector privado deben dar respuesta a este derecho humano de todas las personas. Presentó además una serie de estadísticas sobre la situación laboral y el sistema de cuidados en México, pero también dio un panorama amplio respecto a la campaña global de cuidados que, desde marzo de 2021, están coordinando México y ONU Mujeres. 

La Dra. Gassman, en su presentación sobre la situación en México, planteó una estimación que han hecho en relación a cómo el desarrollo de las políticas de cuidado significa un mejoramiento para las condiciones laborales de las personas y sobre todo a la pregunta que siempre los ministerios o áreas de economía de los países le plantean a quienes proponen un nuevo programa ¿cuánto nos va a costar? La respuesta en este caso es cuánto se van a beneficiar y cómo esto no implica un gasto, sino una inversión y una generación de ingresos para un número muy importante de mujeres. 

La funcionaria mexicana explicó la  conformación de la Alianza Global de los Cuidados y cómo ésta ha crecido desde el momento de su creación en el número de los países incorporados, de las representantes de la sociedad civil y de donantes y agencias del sector privado. “Tenemos el desafío de terminar con la injusta organización de los cuidados”, dijo Gassman. “Es fundamental valorar los cuidados desde la perspectiva cultural y social y también económica para lograr sociedades justas, sostenibles e igualitarias”, tal como sostiene esta  Alianza Global por los Cuidados en la que participan conjuntamente INMujeres y ONU Mujeres. 

A continuación la Dra. María Cristina Perceval, Secretaría de Políticas de Igualdad y Diversidad del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de Argentina, planteó cómo desde el país que va a ser sede de la XV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, a celebrarse del 7 al 11 de noviembre próximo en Buenos Aires,  se aborda este tema tan importante respecto a las políticas de cuidados implican no solamente el reconocimiento del derecho, sino también la búsqueda de la igualdad y de la necesidad de entender que el problema de la pobreza que viven las mujeres de  nuestros países y que en gran medida está alimentada por el crecimiento de la deuda externa que lleva a disminuir la disponibilidad de fondos para los programas de apoyo y desarrollo de las políticas para la igualdad, significa una necesidad urgente de revertir eso, ya que implica una deuda interna muy importante que los países deben saldar. 

Para ello, considera la Dra Perceval,  se requiere un cambio fundamental en el vínculo económico de los modelos de desarrollo, lo que no puede hacer un país aislado, sino que deben de hacerlo, en lo posible, los países en forma conjunta. Por eso se espera que esta Conferencia va a ser una oportunidad muy importante para lograr acuerdos que permitan superar esta situación. Refirió luego la experiencia del gobierno argentino, cuando a comienzos del 2019, con la creación del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad lo primero que se planteó fue un grupo interministerial para considerar las políticas de cuidados que se estaban proyectando o que existían y la manera en que  debe articularse una política integral desde la perspectiva de género y de derechos humanos. Junto con esta comisión se creó también un grupo de expertas que elaboró un proyecto de ley para una política integral que fue enviado al Congreso Nacional. 

Este proyecto contó con un gran apoyo de CEPAL para hacer un análisis y una evaluación de las distintas políticas del programa. Este es un aporte que Argentina va plantear en la Conferencia Regional en noviembre. La Dra. Perceval dió cifras y planteó también de forma numérica cómo se beneficiaría con esta política integral de cuidados la situación de las mujeres, especialmente la de todas aquellas que trabajan en cuidados individuales a través de modalidades informales que deben formalizarse. Señaló que la inversión estratégica para el desarrollo económico en los sistemas de cuidado debe ser abordada, al igual que la situación de las mujeres que resignan ingresos y posibilidades de desarrollo en el mercado laboral por tener que dedicarse a tareas de cuidado en el hogar.  Perceval enfatizó entre las prioridades la gestión monetaria de los cuidados y su reconocimiento como aporte a la economía de los países. También destacó la responsabilidad del Estado de velar por las condiciones laborales de las personas dedicadas a las tareas de cuidado

Luego cómo el objetivo era presentar el documento que elaboró el Comité de ONGs con las contribuciones de las feministas de la región que trabajan en las distintas áreas temáticas, Mabel Bianco le pasó la palabra primero a Sandra Castañeda, de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, RSMLAC, quien hizo una breve síntesis del documento planteando cómo este responde a algunas de las principales inquietudes que cómo movimiento feminista en la región tenemos. Destacó en primer lugar, la necesidad del cambio del modelo de desarrollo, porque las feministas reconocen  que es fundamental el valor económico y social, la retribución del trabajo de cuidado y promoción de la autonomía y el empoderamiento económico de la diversidad de mujeres y niñas. En segundo lugar, se refirió al tema de la necesidad de cambiar el patrón patriarcal que está en la base de la actual organización social del cuidado. Esto es fundamental para lograr la igualdad de género.  En tercer lugar, señaló como fundamental el cambio en la organización social de cuidado y de los sistemas de cuidado integrados en la protección social. Por último, cómo lograr la igualdad de género y la autonomía de las mujeres. Para ello, en un contexto post pandemia, el documento señala privilegiar, cómo organizaciones feministas, la justicia económica, social, climática y de género. Ese es el horizonte para la reconstrucción de la organización del cuidado cómo centro del cuidado de las personas y del medio ambiente.

A continuación, Rocío Rosero presentó las principales recomendaciones realizadas a los gobiernos que, desde el Comité de ONG y basadas en todos los aportes antes desarrollados. Se plantea la necesidad de que se establezcan mecanismos para estimar y visibilizar el valor aportado por las mujeres, tanto en el trabajo doméstico cómo en los cuidados de los grupos de personas , en las cuentas nacionales ya que ahora este valor económico no suele estar reconocido. También resulta fundamental contar con información que debe de estar desagregada interseccional e intersectorialmente y debe de estar facilitada para poder analizar los sistemas existentes. 

El documento también destaca que es fundamental que la contribución que hacen las mujeres indígenas, las mujeres rurales, las campesinas y afrodescendientes estén incluidas y consideradas como parte del diseño de las políticas de cuidados y que se debe de prever remuneración a estas tareas y no cómo ahora que son ignoradas y no están contabilizadas. Invertir en políticas y programas sensibles al género que aseguren la participación de todas las mujeres es una prioridad. También reconocer la necesidad de la corresponsabilidad de los cuidados entre el Estado, el sector privado y la familia. Se destaca la necesidad de la Educación Sexual Integral y de revisar los sesgos familiaristas y el patrón patriarcal que está en la base de las políticas de cuidado y que mantiene estas modalidades en las cuales se sobrecarga a las mujeres y no ayuda a la conservación del medioambiente ni al cuidado de las personas.  

El reconocimiento de los convenios de la Organización Internacional del Trabajo, especialmente el 169 y el 189 se señaló como de vital importancia, así como la recomendación 201 y también, cómo ya fue dicho por la doctora Perceval, la necesidad de cambiar este modelo y de entender que las políticas de cuidado deben ser reconocidas y sacadas de la órbita de lo que son los modelos de protección social que promueve el Fondo Monetario Internacional y otras agencias internacionales. Además es importante el reconocimiento de la necesidad de que las mujeres y niñas con discapacidad puedan tener acceso a los cuidados  y se eliminen todas las restricciones al respecto.

De esta forma llegamos al final y lamentablemente no hubo tiempo para preguntas. El cierre estuvo a cargo de Lana Finikin, Co presidenta del NGO CSW LAC de Jamaica, quien agradeció tanto a las panelistas cómo a los asistentes y reconoció cómo, nuevamente, el NGO CSW LAC está haciendo este esfuerzo como un aporte para que todas las feministas puedan promover e incidir en los gobiernos de los países de la región con el objetivo de que la declaración de la esta XV Conferencia Regional realmente sea un modelo fuerte y significativo.