CSW65: Crónica de una negociación difícil

admin   abril 9, 2021   Comentarios desactivados en CSW65: Crónica de una negociación difícil

CSW65

El 65º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW65) concluyó el 26 de marzo con una reunión presencial en la que, luego de cinco semanas de negociaciones virtuales, se adoptaron las Conclusiones Acordadas (disponibles solo en inglés por el momento).

Las negociaciones fueron desafiantes y reflejaron puntos conflictivos que hemos visto a lo largo del 2020. Los temas más discutidos donde no se logró consenso fueron el lenguaje de soberanía que se refiere a los espacios de políticas nacionales y las referencias a la familia como una unidad fundamental de la sociedad en lugar de lenguaje que refleja la diversidad de familias. Otros puntos conflictivos incluyeron referencias a:

  • La participación de niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en la vida pública;
  • Los servicios de salud y derechos sexuales y reproductivos (SDSR) y servicios de salud sexual y reproductiva;
  • La educación integral en sexualidad;
  • Las formas de discriminación múltiples e interseccionales;
  • La violencia de género;
  • Las defensoras de derechos humanos;
  • Las mujeres indígenas;
  • El Convenio 190 de la OIT sobre el acoso sexual en el mundo del trabajo.

Las negociaciones por parte de los países de nuestra región las hicieron los países en forma de agrupaciones como el Grupo del Caribe no hispanoparlante, un grupo que se integra  ad hoc llamado Grupo de Santiago, mientras que otros países quedaron por fuera como Cuba, Venezuela, Nicaragua y Brasil. Esto debido a que el GRULAC (el Grupo Regional de Latinoamérica y Caribe), no logró un acuerdo para unificar una representación que permitiera integrar el Comité Directivo de la CSW. Este Comité  está formado por el presidente- este año la presidencia  le correspondió a Armenia -y  cinco vicepresidencias de las distintas regiones. La vicepresidencia de ALC quedo vacía, lo que como señalamos las ONGs de la región, nos dejó en inferioridad de condiciones al no poder participar formalmente en la organización ni en la negociación del documento de conclusiones acordadas.

Respecto a la negociación, otro aspecto que queremos resaltar es que los países que incluyeron a representantes de  la sociedad civil   en sus delegaciones excepto algunos poquísimos, no  permitieron que  estas representantes  asistamos a las reuniones de negociación, lo que impidió la transparencia del proceso.

 A medida que las negociaciones se vieron obstaculizadas por la falta de acuerdo y con la presión de lograr un documento final, el Bureau, apoyado por ONU Mujeres, redactó un texto para ser considerado el último día de reuniones, que no logró apoyo. Finalmente, a último momento después de horas de consultas durante el último día de reuniones,   se aprobó un texto nuevo elaborado por el Facilitador con apoyo del Comité Directivo.    Esta aprobación se logró a pesar de que no reunía muchos de los puntos que mayoritariamente fueron propuestos  por las delegaciones y  que fueron  rechazados  por varios países. A fin de no culminar la CSW sin documento acordado, se llegó a un texto final adoptado por consenso.